Este inicio de curso está siendo  más tenso que intenso. La recuperación de la actividad se sigue resistiendo, los indicadores económicos apuntan leves avances, pero en el día a día, apenas se notan. Y la vuelta al Colegio está generando una tensión adicional.

A pesar de este contexto, muchos de nosotros seguimos siendo muy afortunados, porque a pesar de todo lo que está pasando, no tenemos problemas de salud y seguimos manteniendo nuestro empleo. Podríamos decir que nuestra vida no ha cambiado sustancialmente, más allá de tener que adaptarnos a las nuevas circunstancias. Sin embargo, y a pesar de esa situación privilegiada nuestro estado de ánimo no es bueno. Nos encontramos hartos, tensos, con mucho miedo, siento que como Sociedad estamos bloqueados..

Llevo días pensando sobre esta situación y creo que gran parte de responsabilidad del clima que se respira es consecuencia directa de las noticias que estamos recibiendo en el día a día. La mayoría de ellas con enfoques negativos y catastrofistas. Realmente no consigo entender el objetivo que tiene trasladar ese tipo de información a una Sociedad que ya ha sido suficientemente golpeada por la realidad que vivimos. En mi opinión, con este tipo de información lo que se consigue es bloquear aún más a la población, debilitar su estado anímico y llevarla más a la inacción.

Es evidente que la situación que tenemos es compleja y que el futuro es incierto, pero justamente por esas razones lo que necesitamos es reforzar a la Sociedad. Trasladarle ánimo y la confianza de que pase lo que pase, lo vamos a afrontar y vamos a poner lo mejor de nosotros mismos para salir exitosos. Para ello, cuanto mejor preparados estemos más capacidad y recursos tendremos. No en vano, es en los momentos más complicados cuando surgen los mayores avances.Y ya hemos demostrado en ocasiones anteriores una gran capacidad de resistencia y de adaptación.

Yo estoy poniendo mi granito de arena en mi entorno. Para ello debo reconoceros que he renunciado a seguir las noticias con mucho detenimiento. Prefiero dedicarme a  trasladar energía, confianza, actitud constructiva y acción positiva. Todo lo que está en mi mano, para evitar que las personas que me importan dejen de disfrutar de ‘su hoy’ por el miedo a un ‘mañana incierto’. Me encantaría contar con tu apoyo 😉